3 de enero de 2015

Minirelato

Te la chupé una vez más como sé que te gusta, con el calor y la humedad de mi lengua, con la presión de mis manos, acariciando y presionando tus testículos. Y sí, te corriste en mi boca, dejaste tu placer en mi boca. Y sonreíste cuando me lo tragué.


Empezaste a lamerme el sexo, a estimularme el clítoris con tu lengua y empecé a gemir. Me gustaba, eres muy bueno con el sexo oral, no entraré en detalles, que tú sabes perfectamente lo que me estabas haciendo. De pronto se abrió la puerta de la habitación y allí estaba ella, totalmente desnuda. Yo estaba muy caliente y no quería que pararas cuando estaba a punto de correrme. Y seguí gimiendo mientras tú seguías jugando con tu boca y mi sexo. Ella se acercó, te apartó y acabó tu trabajo con sus labios carnosos y su lengua húmeda y juguetona. Ella conocía su cuerpo, sabía lo que le gustaba, por tanto tenía el don de saber lo que me podría ofrecer para llenarme de placer. A ti te daba morbo la escena y te debatías entre mirar y participar. Y la acariciaste, te pusiste detrás de ella. Vi que besabas o mordías su nuca y finalmente acababas masturbándola con tus manos.

Ella se separó y cogió su juguete favorito: el FETISH FANTASY ELITE 18 CM PENETRIX DILDO BLACK, que se colocó en un arnés. Se introdujo una parte del dildo en su vagina, y la otra parte me la metió cuando se colocó encima de mi. Empezó a moverse hasta hacer que me corriera. Ella disfrutaba también con la parte del dildo que le tocó, estimulando su vagina y su clítoris a la vez. 

Mientras tú te acercaste a su culo... pero eso ya es otra historia.





Este minirelato fue presentado al concurso organizado por Que Gusto quedando en segundo lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aporta tu mirada